top of page

¿Somos un alma?

Somos mucho más que un alma, somos una Consciencia.

Por Akthar, una consciencia Pleyadiana.


El alma es una sustancia, como el éter, cuyo propósito es registrar y devolver información, pero no cualquier información, sino aquella que ha ido experimentando la Consciencia a lo largo de sus distintas vidas, tanto aquí en Gaia (Tierra) como en otros espacios, planos y galaxias.


El alma es como una computadora personal que tiene cada Consciencia que por un lado va registrando todo aquello que experimenta, y por otro, le aporta herramientas para su evolución y aprendizaje, recolectadas en otras experiencias, algo que ustedes llaman Karma y Dharma.


¿Qué ha sido lo que has experimentado y aún no has aprendido?


¿Qué es lo que aún no has experimentado y en esta experiencia de vida podrías experimentar y aprender?


¿Cuáles son las herramientas que se te permiten acceder para completar estos aprendizajes?


El alma es un Sub Registro Akáshico, en donde almacena toda la información que recopila hasta que la Consciencia decide finalizar esa experiencia de vida, para luego volcar toda esa información al Registro Akáshico, que es el sitio dónde acceden para obtener información, allí se almacena todo cuanto existe.


El alma que porta cada Consciencia, es apenas un nodo, un punto, una terminal, una porción o fracción de la totalidad del alma central a la que cada Consciencia está asociada puesto que una misma alma tiene a su vez, muchos fractales.


Velo así, el alma central es como una gran computadora donde tiene programado miles de millones de programas (experiencias) que "La Fuente", "ESPÍRITU", "El todo", "El universo", (son apenas uno de los nombres que ustedes le dan a "UNO" o a la existencia infinita) necesita se experimente, y para llevarlo a cabo, esta computadora (alma central) solo descarga en la computadora individual (alma individual de la Consciencia) tan solo una pequeña porción de toda esa información, que podría ser bien un 1% o incluso un 10% o más, para aquellos que son más ansiosos y van a por todo proponiéndose experimentar muchas cosas en una misma encarnación. Esto suele ser algo común en aquellas personas que todo el tiempo, sin importar el trabajo y esfuerzo que hagan por sanar, siempre están sanando algo distinto sumergiéndolos en un estado permanente de emociones.


El alma de por sí, no piensa. Simplemente porta información relevante para la experiencia de vida que la Consciencia traduce o decodifica en emociones, sensaciones y otros mecanismos para llevar a delante su aprendizaje.


Te daré un ejemplo hipotético: Suponiendo dos experiencias de vida distintas (dos encarnaciones) en donde en una primera oportunidad la Consciencia ha experimentado el odio, la ira, la violencia y la guerra encarnando en un General Romano con una habilidad innata para el uso de la espada y la estrategia bélica, de nada serviría descargar toda esta información en una segunda encarnación en donde ésta Consciencia es un monje budista del Tíbet aprendiendo y experimentando el amor, la paz interior y entrega total a su proceso de iluminación.

Hay información que, para esta encarnación, no solo no necesita, como el uso de la espada y estrategias bélicas, sino que hasta le podría ser perjudicial y afectar el aprendizaje actual.


Podría llegar a experimentar alguna de las emociones que sintió aquel general, sin saber tal vez de dónde le viene, pero siempre y cuando sea necesario que lo experimente para su aprendizaje actual, en determinada medida, y si en aquella oportunidad no terminó de aprender todo lo que necesitaba aprender.


Siguiendo este caso hipotético, para este tipo de casos, en donde potencialmente al general Romano le quedo algo pendiente de aprender, en ocasiones, se crea otra experiencia de vida, paralela a la actual del monje budista, en donde se termina de experimentar y aprender lo necesario para finalizar ese aprendizaje y no afectar a la experiencia del monje.


¿Es el General Romano y el Monje Budista la misma persona?

Sí y no. Ambos son distintos fractales de una misma Consciencia. Mientras están "viviendo" sus respectivas experiencias, estos fractales, "normalmente", no se reconocen entre sí, ni se ven espejados, ni siquiera sabrían de la existencia de uno u otro, ya que, el tiempo funciona como un espiral, y lo que se cree que podría ser una vida pasada (en tiempos lineales de la tercera dimensión) está en realidad sucediendo al mismo tiempo.

Hay casos en donde uno o ambos fractales (en este caso) podrían tener desarrollado una conexión tal que les permita interactuar entre sí, y nutrirse y compartirse información a través de emociones y/o pensamientos conscientes que les permita a ambos acelerar sus aprendizajes, pero esto no es lo más común. En Gaia, donde tu vives, esta es una cualidad que solo algunos tienen ya que son pocos los que, de forma innata, saben cómo manejar esta información y hasta dónde acceder sin ser afectados y, generalmente, son personas cuyas consciencias individuales están elevadas a la quinta dimensión. Es una cualidad que solían tener los chamanes y que era algo muy común entre los antiguos habitantes de las civilizaciones de Mu y Lemuria.


Volviendo al ejemplo, tanto el general como el monje, mientras viven, tienen su respectiva Consciencia, que, al finalizar sus experiencias de vida, se fusionan, o, mejor dicho, vuelven a formar parte de una misma Consciencia, siendo totalmente conscientes del 100% de lo vivido en una y otra experiencia, pero esta vez, como una sola. Vuelven a ser UNO.


Es básicamente como despertar de un sueño. Tanto el general, como el monje, fueron parte del sueño de una misma Consciencia que necesitó de esas experiencias (vidas) para reconocerse y aprender de sí misma.


Esta misma conciencia, puede llegar a tener miles de millones de sueños en simultáneo repartidos entre distintos planetas, dimensiones, galaxias, etc., en las cuales todas, en la medida que van finalizando sus respectivas experiencias, van retornando o despertando en la Consciencia. No dejan de existir, simplemente despiertan en algo más grande, más extenso e infinito.


¿Esta Consciencia es el todo?

No, esta Consciencia, a la cual despiertan sus distintos fractales con sus distintas experiencias de vida, es una de las infinitas consciencias que hay, que cuando termina de despertar (y sucede cuando ha experimentado lo suficiente) despierta a su vez en otra Consciencia más extensa que reúne a un número infinito de consciencias, y esto es lo que llamamos UNO, la Consciencia de las consciencias. Es como cuando despiertas de un sueño, para darte cuenta que sigues soñando en otro sueño hasta que finalmente despiertas.


En la medida que evolucionan y cumplen sus aprendizajes, van despertando cada vez en una consciencia más amplia e infinita.


Es por esto que, en definitiva, en el origen, que es desde donde venimos y hacia dónde vamos, todos somos UNO y UNO somos todos.


Mensaje canalizado por Rio del Alma.

0 comentarios

Comments


bottom of page